7 Juegos de relajación para educar a niños emocionalmente fuertes!

Nuestros niños son el motor que pone en marcha nuestra vida, sus sonrisas son tan radiantes que al verlas cambia nuestro día por mas difícil o ajetreado que haya sido. Los cuidados de nuestros hijos a menudo son rigurosos y sus horas de diversión son esenciales para que no crezcan limitados o reprimidos. A veces los niños viven momentos de tensión y es necesario que les enseñemos a relajarse y a mantener bajo control sus emociones.

La relajación y control emocional se puede implementar mediante juegos didácticos en los cuales tu puedes ser partícipe, así ayudas a tu hijo, te desestresas y pasas tiempo con él. Los juegos son el principal medio por donde los niños aprenden todo.

Actividades relajantes para tu hijo

El Juego del robot:

Esta actividad consiste en que tu hijo se haga pasar por una maquinaria robótica e imite cada uno de los movimientos rígidos, luego fingirá ser un pequeño muñeco de trapo y se verá obligado a destensar cada músculo que había puesto rígido con anterioridad. Con este juego tu hijo aprenderá una técnica efectiva de la relajación corporal.

Convertirse en esfera:

Este juego se lleva a cabo haciendo que tu hijo respire lo suficiente pretendiendo ser un globo, posteriormente exhalara lentamente y repetirá la acción unas 3 veces más. Este juego hará que sus emociones se mantengan en estado neutro, pues su respiración pausada relajará tanto su mente como su cuerpo.

Crear burbujas:

Se trata de una solución jabonosa para crear burbujas de jabón soplando en la vara de un pequeño recipiente. Así logra completo control en su respiración y sistema pulmonar.

Imitar a una tortuga:

Enséñale a tu niño a imitar a una tortuga, todo consiste en hacer que se “esconda” en un caparazón imaginario y que observe todo lo que pasa a su alrededor bajo respiraciones pausadas. Este juego le ayudará no solo a mejorar su respiración, sino que puede emplearlo con futuras situaciones de tensión.

El Juego del lobo:

Busca 3 objetos ligeros que tu hijo pueda derribar utilizando soplidos. Puede ser un lápiz, una hoja de papel y una pelota pequeña de plástico, luego explícale que debe imitar al lobo del cuento de los 3 cerditos. Este juego le relajara inmediatamente.

El león y la hormiga:

Si notas que tu hijo está muy ansioso puedes practicar esta actividad con él. El niño deberá respirar como si fuera un león, de manera rápida y feroz para que luego respire como una diminuta hormiga, despacio y relajadamente. Su control corporal, respiratorio y emocional incrementará mucho si practica este juego constantemente.

Final del invierno, comienzo de la primavera:

El juego consiste en hacer que tu niño imite a un trozo de hielo, viéndose totalmente rígido para luego imitar el proceso de derretimiento destensando sus músculos y articulaciones. Esta actividad mantendrá a tu hijo atento y sin tensiones.

¡Difunde en las redes sociales! no olvides dejarnos tu comentario.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *