¡Cómo decirle NO a los niños sin decirlo directamente!

Ser padres implica tratar de mantener  equilibrio entre saber cómo criar a los hijos con integridad y prepararlos para el mundo real. A veces esto significa hacer las cosas que parecen contrario a la intuición para asegurarse de que los niños están escuchando en lo que estamos diciendo y puedan aprender de las situaciones. Algo que se aprende en la enseñanza y en el primer par de años de la paternidad, es hablar con los niños sin decir no juega un papel fundamental en el desempeño y actitud  que adoptaran nuestros niños.

Si alguna vez te has encontrado a ti mismo en un escenario con tus hijos, en los que su lloriqueo y llanto se incrementan cada vez más mientras dices varias veces no, rápidamente se dará cuenta que esta es una forma totalmente ineficiente de comunicación ya que él niño no entenderá razones, esto no quiere decir que no se le deba corregir o se le de todo lo que ellos pidan, sencillamente hay que saber llegar a sus cerebros y hacer que entiendan la posición del adulto.

Por ejemplo, en lugar de gritar, No, si su hijo está pidiendo caramelos antes del almuerzo, les ofrecen una opción para dárselos en otra ocasion o se les explica la consecuencias de dárselos en el momento que lo requieran. Si su niño está tirando sus juguetes a través de la habitación, golpeando objetos y paredes con ellos, se les dice que no es la forma de jugar y se trata de explicar que no es la forma correcta de jugar, ofreciéndole una ayuda para participar en el juego y enseñarle cómo hacerlo apropiadamente.

Esto definitivamente toma más tiempo, pero el uso de una de estas alternativas positivas, las cuales se ajustan para adaptarse a cualquier situación de manera apropiada, ayudará a que los hijos y padres se comuniquen apropiadamente.

Formas de corregir a los niños sin necesidad de decir “no”

Hay varias alternativas que se pueden implementar para enmendar las acciones que realizan nuestros hijos sin mencionar la palabra no. Entre estos métodos podrá usar:

  • “Te voy a enseñar cómo hacerlo.”
  • “Sé que quieres, pero será en otro momento.”
  • “Puedo ayudarte.”
  • “Vamos a tomar un minuto para pensar en esto.”
  • “Eso funcionará erróneamente.”
  • “Quizás en otra ocasión.”
  • “Vamos a hacer esto en su lugar.”
  • “Dime más lo que quieres hacer.”
  • “Lo haremos de otro modo.”
  • “Vamos a probar algo diferente.”
  • “¿Me puede mostrar cómo se supone que debemos hacer eso?”
  • “Ven lejos de allí.”
  • “Eso le pertenece a otra persona, vamos a encontrar el tuyo”
  • “¿Cuál es nuestra regla?”
  • “Me decepcionará si lo haces.”
  • “¿Hay otra manera de hacer eso?”
  • “Encontremos una mejor opción.”
  • “Mejor en otra ocasión.”
  • “¿Qué opinas de la respuesta?”
  • “¿Qué tal esto?”
  • “Hay una mejor manera de hacer eso.”
  • “Eso es peligroso.”

En conclusión, usar la palabra no con demasiada frecuencia puede desensibilizar al niño de su significado, así que guarda la palabra para situaciones que de verdad sean importantes.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *