¿Cómo hacer Aceite de Coco para ahorrar y tener siempre en tu casa? ¡Conoce sus beneficios para la salud!

Se puede utilizar tanto para la gastronomia, como en la salud. Independientemente de cómo desea utilizar el aceite de coco, puede crearlo en casa de una manera muy simple, solo basta  un coco fresco. Además de ahorrar dinero haciéndolo de forma casera, también tendrá la tranquilidad de saber que no hay añadidos de colores, sabores o conservantes en lo que está creando. Para hacerlo solo tienes que seguir las siguientes instrucciones:

Lo primero será quitar la mayor parte de la cáscara externa del coco lo más que se puede. Haga esto usando un cuchillo para raspar fuera de la cáscara externa. Siempre apunte la hoja del cuchillo hacia afuera para evitar accidentes. Luego corte el coco a la mitad y escurra la leche en un frasco para recoger el contenido con una cuchara y colocarla en un recipiente.

Deberá medir la cantidad de “masa de coco” que tiene almacenada y agregará un 50% de agua, es decir, si tiene dos tazas de contenido tendrá que añadir tres de agua. Vierta el contenido en una licuadora y actívela entre dos a tres minutos o hasta que la sustancia tenga un aspecto liso y cremoso, es esencial que se alcance esta consistencia.

En u filtro de tela o sigo con un colador que tenga los orificios bien pequeños exprimirás toda la leche, los restos de coco de la gasa serán desechados. El líquido será echado en un frasco y se dejará fermentar en un lugar oscuro por dos días, para después colocarla en un área tibia durante seis a ocho horas. De esta forma el aceite se separa de la leche.

Por último, colóquelo en el congelador durante tres horas para que el aceite se solidifique, se recoge con una cuchara en un recipiente aparte y se deja descongelar a una temperatura ambiente. De esta forma, podremos hacer aceite de coco en nuestros hogares sin ningún tipo de adictivo.

Beneficios de su uso para la salud

El aceite de coco es de gran utilidad para el cuerpo, tanto para el interior como para el exterior, a pesar de ser grasa saturada, posee propiedades antibacterianas, antifúngicas y antimicrobianas. Además, se compone principalmente de ácidos grasos de cadena media, que se descompone en el cuerpo y se utilizan para la energía en lugar de almacenarse como grasa corporal, es decir, ayuda a aumentar el metabolismo, acción completamente diferente a los ácidos grasos de cadena larga que se encuentran en la carne y los aceites vegetales.

Es conocido como el “sanador milagroso” porque ayuda a perder peso, prevenir las enfermedades del corazón, el cáncer y la diabetes. Además, fortalece el sistema inmunológico y embellece la piel y el cabello. De igual forma, contiene ácido láurico, un nutriente que se encuentra en la leche materna humana y se sabe que ayuda al sistema inmunológico a luchar contra los virus y las enfermedades.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *