Las 5 cosas que lamentarás no haber hecho el día antes de tu muerte

“La mayoría de las personas”, escribe Ware, “no siguió ni siquiera la mitad de sus sueños y tuvo que morir sabiendo que todo fue a causa de las decisiones que habían tomado, o las que no tomaron”, TIPSALDIA les comparte 5 cosas que lamentarás no haber hecho el día antes de tu muerte.

no_te_lamentes

  1. “LAMENTO NO HABER TENIDO EL VALOR PARA VIVIR MI PROPIA VIDA. LAMENTO HABER VIVIDO LA VIDA QUE LOS OTROS ESPERABAN DE MÍ”

La causa más habitual de arrepentimiento, según Ware, era producto inmediato de una conclusión tormentosa a la cual la mayor parte de los pacientes llegaba antes de morir: la seguridad de haber vivido toda una vida ciervo de las expectativas y exigencias de los otros, sacrificando los propios sueños y dejándose resecar la alegría y la promesa.

“La mayoría de las personas”, redacta Ware, “no siguió ni siquiera la mitad de sus sueños y tuvo que fallecer sabiendo que todo fue gracias a las elecciones que habían tomado, o las que no tomaron”.

  1. “Lamento haber trabajado tan duro para nada. Lamento no haber pasado más tiempo con mi familia”

 

La mayoría de los pacientes que hacen mención a esta causa de arrepentimiento fueron hombres, cabezas de familia, trabajadores abnegados y entregados a la rutina que sacrificaron tiempo de calidad con su pareja y no vieron crecer a sus hijos con tal de obtener puestos mejor remunerados, reconocimiento o estatus social.

“Todos los hombres que debí cuidar decían estar profundamente arrepentidos de esa vida”, cuenta Ware, “de haber dedicado toda una existencia al trabajo”.

reflexion

  1. “Lamento no haber tenido el coraje para decir lo que sentía”

“Morimos el día en que guardamos silencio ante las cosas que importan”, dice una conocida frase, y lo que Ware descubrió fue que mucha gente carga a cuestas con la culpa de no haber expresado sus sentimientos por temor al rechazo de los demás, lo que con el tiempo hace de ellos personas más propensas a la amargura y el resentimiento.

“Se conformaron con una existencia mediocre”, explica Ware. “Nunca se convirtieron en lo que realmente pudieron haber sido”.

  1. “Lamento haber dejado ir a mis amigos”

A medida que los años pasan y la rutina y los deberes absorben gran parte de la cotidianidad, algunos aspectos de nuestra vida emocional se ven resentidos por el peso de las obligaciones, entre ellos nuestra vida social. Perdemos el contacto con nuestros amigos o dejamos de verlos con la misma frecuencia. Según Bronnie Ware, esta desconexión se convierte en una de las principales causas de arrepentimiento cuando las personas se dan cuenta de que permitieron que amistades de toda una vida se deterioraran, o que no les dedicaron el tiempo que realmente merecían.

“Todo el mundo extraña a sus amigos cuando está muriendo”, escribe Ware.

  1. “Lamento no haberme permitido ser más feliz”

Una de las causas más frecuentes de arrepentimiento guarda relación con los patrones y los hábitos que impiden a las personas alcanzar su máximo potencial y ser más felices. Según Ware, los pacientes terminales lamentaban haberse quedado anclados a su “zona de confort”, haber echado raíces profundas en lo conocido y no haber tenido el valor de experimentar, fluir con sus emociones y disfrutar al máximo las oportunidades que les brindó la vida.

“El miedo al cambio hizo que vivieran aparentando frente a los demás y frente a sí mismos que eran felices, cuando muy en el fondo estaban desesperados por poder reír con maś fuerzas y tener un poco más de juego en sus vidas otra vez”.

“Son 5 cosas que lamentarás no haber hecho el día antes de tu muerte”, si pasas tu vida dejando huecos y no tomas conciencia de que al final las cosas verdaderamente importante son las que te rodean y descuidas por una u otra razón, lo vas a lamentar, todavía hay tiempo!, hay personas que se pasan la vida pensando que nunca van a necesitar de su prójimo, el orgullo no les deja ablandar su corazón  y la realidad es que lo único que nos llevamos a la tumba son esos recuerdos y momentos felices que tuvimos en la vida.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *