Los 5 errores más comunes en la higiene del bebé

No solo las primerizas cometen fallos, es posible que la mayor parte de las mamás hayamos fallado en la higiene del niño recién nacido. Algunos errores están asociados a la técnica o los productos que utilizamos; todo es dependiente de nuestras prácticas.

Algunos de los  fallos que se tienen la posibilidad de corregir. El primer aspecto a tener en cuenta, es la piel del niño recién nacido, en especial la más afectada a lo largo de el baño y los procesos de higiene. Como entendemos el niño recién nacido es muy sensible en este aspecto, su piel es delgada y vulnerable a algún agente. Entonces, los cuidados a la piel del niño recién nacido, tienen que ser destacables.

Tanto los productos que usamos para limpiar al bebe, como la forma en que los aplicamos tienen la posibilidad de dañar la salud infantil. Entre otras cosas, no enjuagar de manera correcta o no usar un producto hipoalergénico, puede provocar irritaciones o alergias.

Errores que debemos evadir en la higiene del bebé

La limpieza precisa de la piel, es algo en lo que debemos evadir fallos. Para empezar con esta labor es considerable que nos aseguremos de tener productos que respeten el PH de la piel del reducido. Además, es exacto tener las utilidades, el sitio y la técnica correcta. El objetivo de una higiene precisa, es que no se generen secuelas negativas a mediano y extenso período. Estos fallos, tan simple como se tienen la posibilidad de cometer, además se tienen la posibilidad de solucionar.

Aplicación del champú

Al utilizar el champú cometemos el error de no mimar bastante el cabello. Para que este producto logre producir el efecto esperado, es requisito que lo dejemos tiempo y frotemos lo bastante. Es habitual que lo coloquemos en el final del baño, y lo retiremos sin descansar. En relación de la edad del reducido, le tenemos la posibilidad de dejar el champú unos cinco minutos, mientras acabamos de bañarlo.

Falta de higiene

Por carecer de higiene poseemos la acumulación de elementos como el sudor, el polvo o la grasa. Con continuidad las mamás dejamos un día o dos sin bañar al niño recién nacido por distintas causas. Esto trae como resultado que se acumule la mugre, ocasionando potenciales perjuicios. Lo aconsejable es bañarlo día tras días, aunque nos parezca que no está sucio. Algunos elementos externos tienen la posibilidad de estar sobre él sin que lo notemos. Para confirmarnos de que es sano bañarlo todos los días, es requisito que los productos que utilizamos tengan el PH preciso. Esto con el objetivo de sostener la estabilidad hidrolipídico de la piel. En ocasiones, el niño recién nacido muestra irritaciones leves, prurito o infecciones, por carecer de higiene.

Limpieza de manos y uñas

Las manos y las uñas del niño recién nacido tienen la posibilidad de quedarse con parte importante de la mugre que se acumula todos los días. Por eso meritan una higiene particular. Es recomendable lavar las manos del bebe numerosas ocasiones al día, en particular antes y luego de comer.

Y con mas razón si estuvieron fuera de casa o jugando en el suelo. Dentro de las uñas del niño recién nacido, puede acumularse más mugre de la que pensamos. De hecho, la mayor parte de patologías que entran al cuerpo del pequeño puede ser por carecer de limpieza en la uñas.

Además sucede que por tener las uñas largas se hace inconveniente en la piel. Se sugiere limpiar las uñas y cortarlas dos ocasiones por semana, en la situacion de las manos y una vez la de los pies.

¿Cómo limpiamos su nariz?

La limpieza de la nariz es primordial cuando estamos hablando de la higiene del niño recién nacido, en particular en el momento que está congestionada. El desarrollo para limpiar su naricita radica en ubicar boca arriba al niño recién nacido, con alguna inclinación de la cabeza hacia un lado. Continuamos a utilizar agua de mar en cada orificio nasal; además puede usarse suero fisiológico. Tengamos en cuenta que la cabeza debe estar inclinada hacia el lado que iremos a limpiar. Levantamos al niño recién nacido luego de transcurridos unos 20 segundos, para que expulse la mayoría de la mucosidad. La operación se completa sacando todas las secreciones por medio de un aspirador nasal.

Higiene de los genitales

Para limpiar el sector genital de los varones, es exacto tener bastante precaución de no sacar la piel que recubre el glande, ya que esta lo asegura de infecciones. La limpieza debe ser cuidadosa y delicada, pero necesaria. En la situacion de la pequeñas, acostumbran ocurrir dos errores; entre otras cosas lavar el ano primero que la vagina. Esto trae como resultado que las bacterias del intestino se pasen a la vagina ocasionando infecciones.

Otro error es vestir a las pequeñas con ropas muy ajustadas o que no limpiamos como corresponde la región en cada modificación de pañal causando un trueque de bacterias no favorable.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *