¿Qué tipo de barriga tienes y cómo reducirla?

Nuestro tipo de barriga puede deberse a múltiples causantes, por lo cual cada uno va a tener una causa diferente, aunque el entrenamiento del cuerpo tiende a ser un aspecto habitual para arreglar el inconveniente.

Todos los cuerpos son totalmente diferentes, principalmente si estamos hablando del vientre de cada uno. Aunque todos tengamos la posibilidad de tener cierto nivel de grasa localizada en la barriga, la verdad es que cada uno tiene un tipo de barriga diferente y necesita diferentes hábitos  para conseguir reducirla.

Si todavía no tienes idea de cómo distinguir cuál es tu tipo de barriga y cuál es la manera más óptima para aplanarla, ahora  te revelamos los tipos de barrigas y los especiales consejos para minimizarla.

Barriga de neumáticos

Este tipo de barriga tiende a ser el de esas personas que llevan un estilo de vida sedentario. Es muy usual en la gente que tienen trabajos de oficina o que, por alguna razón, están sentados por un largo tiempo. Malos hábitos: Las personas con esta clase de barriga acostumbran tener poca educación física, consumen comestibles azucarados, cantidad considerable de harinas y exceso de calorías. Probablemente, además de tener más barriga, notarán un incremento de peso en sus piernas y caderas.

Consejos para reducirla:  En primer lugar, disminuye el consumo de comestibles refinados y azucaradoscomo, entre otras cosas, las galletas, los pasteles, el pan, la fast foods, las patatas, las salsas y aderezos, o los refrescos, etc. En su lugar, tienes que aumentar el consumo de frutas y verduras, pescado, cereales, frutos secos y bebidas naturales. Si consumes alcohol más te vale excluirlo inmediatamente de tu dieta. El alcohol es una bomba de grasa para la barriga y su consumo elevado además se encuentra dentro de las causas del incremento de esta. Evita seleccionar comestibles “bajos en grasa” o “light” debido a que, aunque simulen inofensivos, la verdad es que están llenos de elaborados químicos, azúcar refinada, sal y conservantes para proporcionarles gusto. Deja de contar calorías y preocúpate más por nutrir tu cuerpo. Recuerda que el ejercicio es clave para achicar esta clase de panza. Ejecuta una aceptable sesión de aeróbicos y compleméntalo con sentadillas, zancadas y abdominales.

Barriga por estrés

El abdomen del tipo intranquilo tiende a ser normal en la gente enormemente causantes y perfeccionistas. Por lo general, quienes tienen esta clase de abdomen además acostumbran padecer de trastorno del colon irritable, lo cual puede provocar inflamación y lograr que la barriga se vea bastante peor.

Malos hábitos: Estas personas acostumbran saltarse las comidas, consumen comunmente mucha fast foods y abusan de las bebidas con cafeína.

Consejos para reducirla

  • Mejora tus hábitos de sueño e impide caer en el insomnio. La gente que duermen más interrumpen la producción de leptina, la hormona que asiste para regular el apetito y el metabolismo.
  • Combate el estrés con técnicas de tranquilidad, ocupaciones que te generen exitación y baños largos. Evita el consumo de café y otras bebidas con cafeína. Realizar ejercicio con continuidad, pero no te excedas con el cardio.
  • Haz yoga, caminatas y trabajo de resistencia con pesas. Se aconseja consumir comestibles ricos en magnesio como lo son los vegetales verdes, las nueces y las semillas.

Barriga de embarazada

Esta clase de barriga tiende a ser habitual en las mujeres que recién dieron a luz y que, al ser mamás típicas, no les quedó tiempo para sí mismas. Se requieren al menos seis semanas para recobrar el volumen habitual, así que no intentes excederte para conseguirlo en menos tiempo.

Malos hábitos: Volver rápidamente a llevar a hacer ejercicio, estar estresada por no recobrar el peso habitual, desatender la dieta luego del parto.

Consejos para reducirla

  •  Consumir suplementos de pescado o ácidos grasos omega 3.
  • Consumir comestibles ricos en ácidos grasos como, entre otras cosas, las nueces, el aguacate, las aceitunas y las semillas de chía.
  • Hacer ejercicios de piso pélvico para achatar tu abdomen desde adentro hacia afuera. Aprieta y suelta los músculos del piso pélvicos 15-20 ocasiones, en cinco sesiones al día.

 Barriga hinchada

Las barrigas hinchadas acostumbran estar planas en horas de la mañana, pero a lo largo del día se inflaman por gases o indigestión.

La distensión acostumbra perjudicar tanto a mujeres delgadas como a mujeres con sobrepeso; este inconveniente, en la mayoría de los casos se debe a intolerancias alimentarias, alergias o mala digestión.

Malos hábitos: Consumir ciertas comidas más allá de ver que causan intolerancia. No masticar bien los comestibles.

Consejos para reducirla:

  •  Las intolerancias alimenticias frecuentes están en el trigo y gluten (pan, pastas, pasteles, pizzas, tartas y cereales), el alcohol, la levadura (en magdalenas, cerveza y pasteles) y derivados de la leche procesados (queso, leche, mantequilla).
  • Es considerable saber qué comestibles de estos puede provocar la intolerancia para lograr excluirlos de la dieta.
  • Mejora tus hábitos alimenticios para tener una mejor digestión.
  • Si recientemente sufres de estreñimiento, posiblemente estés consumiendo comestibles inadecuados.
  • Aumenta el consumo de comestibles ricos en fibra y niño recién nacido más agua.
  • La inflamación además puede señalar un desequilibrio en la flora intestinal. Para restaurarla se sugiere consumir más comestibles prebióticos y probióticos.

No olvides compartir con tu amigos!

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *